Cuáles son los tipos de clientes

Tipos de clientes: conoce al máximo a tus compradores

En el mundo del comercio existen diferentes tipos de clientes y todos presentan distintas características. Por lo tanto, debes aprender cómo se comporta cada uno de ellos y saber cuál es la mejor manera de tratarlos. Al fin y al cabo, los clientes son uno de los encargados de hacer crecer tu negocio.

¿Cuáles son los tipos de clientes?

Es conveniente dividir los tipos de clientes dependiendo del entorno, contexto y sus rasgos personales. Nosotros estaremos enfocando en tres campos, que son los más habituales en el mundo del marketing. En primer lugar, hablaremos sobre el comercio electrónico, que está cada vez más extendido a nivel mundial.

También analizaremos el comportamiento de los clientes durante los procedimientos de compra. Para terminar, haremos referencia a la personalidad que presentan los compradores en momentos específicos.

Tipos de clientes en comercio electrónico

El comercio electrónico ha transformado a toda la industria, ofreciendo más posibilidades de ventas a los negocios. Por supuesto, también existen muchos más clientes, incluso de carácter internacional.

Si cuentas con una tienda en línea, tienes que conocer cómo tratar a tus clientes, dependiendo de sus características.

Cliente enfocado

El cliente enfocado es el que sabe exactamente qué es lo que busca y lo que espera encontrar en una tienda. Por lo tanto, no pasa mucho tiempo mirando productos, sino que va específicamente a lo que le interesa. En este caso, debes optimizar tu sitio de internet para ofrecer un mejor servicio a los compradores.

Por ejemplo, es apropiado facilitar el acceso los productos previamente comprados, mejorar la casilla de búsquedas y ofrecer imágenes de alta calidad. En resumen, todo lo que ayude al cliente encontrar rápidamente lo que busca hará que se sienta satisfecho y se convierta en un comprador habitual.

Cliente inspirado

A diferencia del caso anterior, este tipo de cliente invierte bastante tiempo en tu tienda. Mira todos los productos disponibles, pues no hay algo definido que desee comprar. Uno de los principales beneficios de esta clase de cliente es que tienes más posibilidades de interactuar con él.

A pesar de que no tenga un objetivo claro, cuentas con la oportunidad de ofrecerle una excelente experiencia. Es aquí donde entran en juego tus habilidades de persuasión, motivando a las personas a realizar una compra. Es recomendable que tus productos tengan una buena visualización, ordenados en populares, económicos y novedosos.

También es bueno incorporar botones que permitan a los usuarios compartir el contenido en sus redes sociales. Por último, dedica una sección en específico para exponer la mercancía nueva que llega a la tienda.

Cliente recolector de información

Se puede decir que es una combinación entre los dos tipos de clientes anteriores. El recolector posee un objetivo definido, pero al mismo tiempo mira el catálogo para ver qué variante de producto es la más acertada para él. Estos clientes recopilan información y comparan productos constantemente.

Por lo tanto, debes brindar descripciones detalladas y específicas de cada uno de tus productos. Además, es conveniente que acompañes tus artículos con valoraciones y opiniones de otros compradores. Tablas comparativas, listados con ventajas, desventajas y toda la información que ayude al cliente a comprar es de utilidad.

Una sugerencia adicional es integrar un carrito de compras que conserve las elecciones que hace el posible comprador durante la visita.

Cliente que busca el mejor precio

Es uno de los más comunes, y también al que más cuesta satisfacer. La principal dificultad de este cliente es convertirlo en un comprador habitual de tu negocio. Algo que que te puede ayudar es añadir una sección con productos que tengan descuento.

No olvides realizar promociones limitadas y tentadoras para generar urgencia en la compra. Es una de las estrategias que no te pueden faltar.

Tipos de clientes en el proceso de compra

Una de las maneras más eficaces de identificar los tipos de clientes es observar su comportamiento en el proceso de compra. Esta se encuentra dividida en tres fases, siendo antes, durante y después de la negociación.

A continuación, se dan detalles específicos sobre sus características y cómo se deben atender.

Antes de la compra

Lamentablemente, se piensa que los clientes son solo las personas que compran productos, pero es un error. En realidad, también existen potenciales clientes, que son aquellos que visitan una tienda buscando algún producto. Antes de la compra puedes encontrar clientes con las mismas características descritas recientemente.

Existen compradores, observadores, investigadores y cazadores de ofertas. Independientemente de la clase de cliente, todos se propensos a convertirse en compradores frecuentes.

Durante la compra

Aquí van a estar presentes todos los consumidores que han sido persuadidos a comprar un producto. Incluso, hay clientes que han comprado el mismo artículo, pero con necesidades diferentes. Por consiguiente, hay que brindar a cada uno de ellos un servicio al cliente sólido, amigable y que haga sentir a las personas el deseo de volver.

En el caso de los clientes nuevos, les tienes que hacer saber que tu tienda ofrece una buena asistencia y es de primera categoría. De lo contrario, es posible que nunca vuelvan a solicitar tus servicios. También existen los clientes esporádicos, que regresan paulatinamente a buscar más productos.

Por otra parte, están los clientes activos, que son los que le permiten a la empresa crecer y tener un flujo de trabajo activo. Entonces, son los que deben tener tu atención principal.

Después de la compra

En primer lugar, existe lo que se conoce como el cliente leal, que es el que logra una buena conexión con tu marca y negocio. Visitan regularmente tu tienda, compran los productos y recomiendan tu establecimiento a sus amigos. Es apropiado que les des un servicio de excelencia, diferentes oportunidades de pago e incluso regalos adicionales para premiar la lealtad.

También vas a hallar los clientes apóstol, que son los que aparte de ser fieles, promueven tu marca, incluso sin que se los pidas. Son activos en redes sociales, medios de comunicación y otros recursos para trasmitir información.

Lastimosamente, también están los clientes terroristas, que son muy peligrosos y podrían hacer daño a tu reputación. Se tratan de aquellas personas que han tenido malas experiencias con tu establecimiento y lo primero que hacen es hablar mal de él.

¿Cómo tratar a un cliente insatisfecho?

Los clientes insatisfechos suponen un gran reto para todas las empresas, independientemente del ámbito. Algunas sugerencias prácticas que te ayudará en esta situación son controlar los canales de servicio al cliente y atender sus quejas de inmediato.

Justo en el momento en el que los clientes reporten un problema en tu tienda, haz contacto con ellos. Claro está, un excelente método para contentarlos es darles un descuento o irresistible, una promoción espectacular o incluso un regalo.

Tipos de clientes según su comportamiento

Aparte de los tipos de clientes según el método y el proceso de compra, también hay que analizar su personalidad. Cada uno de ellos presenta distintos rasgos de comportamiento que influyen en sus decisiones de compra.

Los más comunes son los siguientes:

Cliente indeciso

Es uno de los más comunes, siendo aquel que tiene muchas dudas y necesita de mucho tiempo para elegir un producto. Te debes esforzar por brindar información clara y concisa, pero sin ser intenso. Deja que se toma su tiempo, no le hagas demasiadas preguntas y siempre transmítele confianza.

Cliente desconfiado

Este cliente no tendrá nunca una confianza absoluta en los productos, empleados o medios de pago de tu tienda. Cualquier tipo de variable puede redundar en una duda que no le permita decidirse por un artículo. Para estas situaciones, hay que ofrecer un sistema de pago optimizado y seguro.

Añade una sección de preguntas frecuentes y comparte visiblemente tus políticas de garantías y devoluciones.

Cliente agresivo

Es uno de los tipos de clientes más abundantes en el marketing de la actualidad. Cada vez son más las personas que resultan muy difíciles de tratar, pensando que tienen siempre la razón. Es de primera necesidad evitar cualquier clase de discusión con estos clientes.

No dejes de tratarlos con amabilidad, incluso ofreciendo promociones y descuentos especiales. Duplica al máximo tus esfuerzos de comunicación y probablemente mejores la interacción con los clientes agresivos.

Cliente impaciente

Para terminar, está el cliente impaciente, que posee un comportamiento muy incómodo y molesto. Quiere todo inmediatamente y no está dispuesto a perder ni un segundo de su tiempo. Trata en la medida de lo posible de mantener una comunicación inmediata y deja claro los tiempos que acompañan a los servicios que brindas.

Mantén contentos a todos los tipos de clientes

Si tienes en cuenta todas las personalidades y características de los clientes, podrás tratarlos como se merecen. De esta manera, se aumentan las posibilidades de fidelizarlos y convertirlos en compradores habituales de tu establecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *